• Plan País Venezuela

Semana clave en Europa ante la flexibilización de las medidas de confinamiento por el COVID-19

A pesar de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud de un posible repunte y después de varias semanas de confinamiento estricto y parálisis económica, algunos países europeos se preparan para volver a la normalidad de forma gradual y cautelosa para evitar un repunte de casos.


Entre estos países se encuentran algunos de los más afectados por la pandemia, como Italia y España, luego de que en los últimos días, el número de nuevos contagios en ambos países disminuyera progresivamente.


Además de ellos, Dinamarca, Austria, República Checa y Bulgaria también comenzarán a relajar sus restricciones.


España



La economía del país ibérico ha estado prácticamente congelada desde el pasado 27 de marzo, pero esta semana comienza su gradual reapertura. Pero hoy algunas de las industrias cuyos trabajadores no pueden trabajar desde casa han vuelto a funcionar siguiendo estrictas medidas.

Trabajadores de la industria manufacturera, la construcción y otros servicios cuyos empleados no pueden trabajar desde casa podrán volver a su centro de trabajo, pero siguiendo estrictas reglas de seguridad.


Los constructores podrán trabajar en obras nuevas, donde aún no hay residentes. Trabajar en obras de reparación sigue prohibido. El resto de la población deberá permanecer en casa.


Para evitar un repunte del virus, las autoridades distribuirán 10 millones de mascarillas en el transporte público.

"Todos queremos volver a las calles, pero deseamos aún más ganar esta guerra y prevenir un repunte", advirtió este domingo el presidente Pedro Sánchez.


El mandatario dijo que la decisión se había tomado tras consultar a un comité de expertos.

También destacó que España no había entrado en una "segunda fase" contra el coronavirus, que el resto de restricciones permanecerá al menos durante dos semanas más y que la vuelta a la normalidad sería "muy gradual".


Italia


El país más golpeado por el coronavirus en Europa, con casi 19.900 muertes, permitirá retomar sus actividades a un estrecho número de negocios el próximo martes, aunque el confinamiento general durará hasta el próximo 3 de mayo. Entre los negocios que reabrirán se encuentran las papelerías, librerías y tiendas de ropa de bebés.


Por lo tanto, las fábricas y las principales actividades industriales seguirán cerradas, aunque Conte aseguró que seguiría evaluando la tendencia de nuevos contagios y "actuaría acordemente" si las condiciones lo permiten.


Dinamarca, un paso más lejos


El país nórdico se dispone a abrir escuelas y guarderías para niños menores de 11 años tras un mes de centros educativos cerrados convirtiéndose no solo en uno de los primeros países en imponer restricciones sino ahora también en comenzar a levantarlas.


"Es importante que no mantengamos a los daneses encerrados más tiempo del que se necesita", dijo la primera ministra Mette Frederikssen la semana pasada, cuando anunció la medida.


La propagación del virus parece estar bajo control y el gobierno quiere que la economía se reactive, pero tampoco dar pasos en falso.


"Si abrimos Dinamarca demasiado pronto, corremos el riesgo de que las infecciones repunten rápidamente y tengamos que volver a cerrar", advirtió Frederikssen.

El próximo 10 de mayo el gobierno valorará si se suavizan otras medidas.


Otros países


Noruega, Austria, República Checa y Bulgaria también han trazado una hoja de ruta para volver a la normalidad.


Austria reabrirá tiendas de menos de 400 metros cuadrados, ferreterías y centros de jardinería.


A partir del 1 de mayo será el turno de centros comerciales y peluquerías. Los hoteles y restaurantes tendrán que esperar hasta mediados de mayo y los eventos públicos seguirán prohibidos al menos hasta fines de junio.

Noruega, por otra parte, abrirá sus guarderías el 20 de abril y las escuelas primarias una semana más tarde.


En Bulgaria, los mercados de fruta y verdura están reabriendo.


En República Checa, las ferreterías y tiendas de bicicletas han vuelto a funcionar y se han relajado las restricciones para actividades recreativas al aire libre.


Sin embargo, la vuelta a la normalidad permanece lejos de muchos países.


El ministro de Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, reconoció que es muy pronto para considerar una estrategia de salida.


La canciller alemana, Angela Mekel, discutirá un plan de reapertura económica el próximo miércoles.

Desde la Organización Mundial de la Salud se advierte sobre el peligro de suprimir las medidas de aislamiento demasiado rápido.


El tiempo dirá si la vuelta a la normalidad de estos países ha sido un acierto o un paso en falso.

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube